MALAS COMPAÑIAS radio vallekas 107.5 fm todos los martes de 23:30 a 00:30 Tambien podeis escucharnos via internet www.radiovallekas.org y en agorasolradio.blogspot.com



jueves, octubre 02, 2008

EN DEFENSA DE LA SANIDAD PUBLICA......





La SITUACIÓN SANITARIA de la Comunidad de Madrid, en septiembre de 2008, se caracteriza por:
Dotaciones económicas insuficientes mantenidas
en el tiempo que se han agudizado en los últimos años
y que se agravan en el último presupuesto (2008) con
incrementos en las partidas que suponen financiación
del sector privado: atención especializada con medios
ajenos (51,6%) y listas de espera (21,2%), mientras
que lo destinado a infraestructuras y equipamientos de
los centros públicos sufre una disminución del 35,4%.
A ello hay que unir el pago en 2008 del canon por los
nuevos hospitales, produciendo una situación financiera
crítica que se concreta también en una restricción
muy importante de los fondos para contrataciones (sustituciones,
cobertura de vacantes, etc.).
Infraestructuras deficitarias
El número de camas y de profesionales sanitarios es
insuficiente con la apertura de los nuevos hospitales,
que han cubierto sus plantillas mediante la llamada
“reordenación de efectivos”, es decir traslados desde
los hospitales tradicionales que no han sido cubiertos.
A ello hay que sumar el cierre de centros de especialidades
en Aranjuez, Coslada, etc., como resultado de la
apertura de los nuevos hospitales.
El aumento de las externalizaciones/privatizaciones
Donde más ha incidido la política de la Comunidad de
Madrid ha sido en un aumento brutal de las externalizaciones/
privatizaciones que fomenta de manera descarada
el negocio privado a costa de los presupuestos públicos.
Entre las actuaciones más significativas cabe resaltar:
_ La potenciación de la multinacional de servicios privados
CAPIO mediante la adjudicación de nuevas
áreas sanitarias a la Fundación Jiménez Díaz y al hospital
de Valdemoro, ambos pertenecientes a este
grupo.
_ La salud mental. La privatización de los centros de
salud mental también se ha incrementado, fundamentalmente
en los centros de día y de rehabilitación,
casas de acogida, etc.
_ La informatización sanitaria que se ha dejado en
manos del sector privado, que así tiene acceso a
información confidencial sobre la salud de los ciudadanos
madrileños.
_ Los planes funcionales de los centros tradicionales
adjudicados a consultoras privadas.
_ La concesión a un macrolaboratorio privado del procesamiento
de los análisis clínicos.
_ Aumento del papel de la Iglesia católica, con las concesiones
de cuidados paliativos.
_ Privatización de la enseñanza, utilizando los centros
públicos por las universidades privadas en detrimento
de las públicas.
_ Las propuestas de futuro que pretenden avanzar en
este camino con la creación de 4 hospitales mediante
concesiones administrativas, incluyendo la atención
primaria y la posibilidad que dan las leyes de
acompañamiento de 2007 y 2008 de introducir la
gestión privada en los centros sanitarios públicos.
Ausencia de planificación sanitaria y postergación
de la Salud Pública
No hay planificación sanitaria en la Comunidad de
Madrid en función de las necesidades de salud de la
población y consecuentemente no existe el imprescindible
Plan de Salud en la Comunidad. De manera coherente,
la Dirección General de Salud Pública ha desaparecido
del organigrama de la Consejería de Sanidad,
dejando sin cobertura uno de los aspectos fundamentales
de la Sanidad Pública.
Todo ello con un fuerte componente ideológico
Dos son las características que fundamentan estas actuaciones;
de un lado una creencia, acorde con los planteamientos
neoliberales, en la capacidad del mercado y la iniciativa
privada para asegurar de una manera eficaz y eficiente la
prestación de todos los servicios, incluidos los básicos, y la
otra es un componente de fundamentalismo religioso y
ultraconservador que está precisamente en contradicción
con los planteamientos del liberalismo económico.
La Sanidad Pública en la Comunidad
de Madrid tenía uno de los mejores servicios
sanitarios del país antes de las transferencias.
DeLOS NUEVOS HOSPITALES
Los nuevos hospitales abiertos en la Comunidad de
Madrid por el gobierno del PP son de DOS TIPOS:
Uno, mayoritario hasta el presente, es el que siguen
ocho de los nueve nuevos centros y es el modelo PFI
(iniciativa de financiación privada), cuyo origen está
en el Reino Unido, donde ha cosechado estrepitosos
fracasos, se caracteriza por:
1. Un número bajo de camas por 1.000 habitantes, que
en ningún caso supera las 2 (0,73, muy inferior al de
los hospitales actuales que tienen más de 2).
2. Una escasa dotación de las plantillas por 1.000 habitantes
(0,53 médicos y 1,31 profesionales de enfermería/
1.000 habitantes, mientras los centros tradicionales
superan 1 médico y 4 enfermeras/1.000 habitantes).
3. Unos costes desproporcionados, que se aproximan a 6
veces la inversión inicial de la empresa constructora y
cuya diferencia va a pagar el erario público de la
Comunidad de Madrid los próximos 30 años, con fondos
procedentes de los impuestos de todos. El resultado
es la descapitalización de la Sanidad Pública.
4. La externalización de los laboratorios y la radiología.
Los laboratorios se ceden a CAPIO, dejando sin utilizar
los recursos propios, mientras que la radiología se
constituye en una empresa pública diferenciada con la
intención de que se haga cargo de toda la radiología de
la Comunidad de Madrid.
5. Problemas en las relaciones entre la empresa privada
(que gestiona lo que no es directamente sanitario) y la
empresa pública que se han empezando a producir
desde los primeros días (dificultades para el mantenimiento,
problemas con los consumibles, etc.).
6. Descontento generalizado de los usuarios con numerosas
protestas que incluso han llevado a problemas de
orden público e intentos por parte de los pacientes para
continuar su atención en los antiguos hospitales de
referencia.
El otro modelo es el de concesión administrativa directa a
una empresa privada, como el caso ya señalado del hospital
de Valdemoro, adjudicado a la empresa CAPIO que
es la que, discrecionalmente, toma todas las decisiones
que considera oportunas en todos los ámbitos: plantillas,
dotaciones tecnológicas, etc. Este es el modelo que
se quiere aplicar a los tres hospitales en proyecto
(Móstotes, Villalba y Torrejón).
LAS CONSECUENCIAS de esta situación son:
Progresivo incremento de la presión asistencial sobre
el sistema sanitario público con el desbordamiento de las
urgencias, los servicios hospitalarios y los centros de salud.
Las listas de espera y las demoras excesivas y generalizadas
favorecen la búsqueda de soluciones en el sector
privado y deterioran la credibilidad y el prestigio de la
Sanidad Pública, lo que obviamente amplifica el problema
y da coartadas a la Administración sanitaria madrileña
para continuar y profundizar su política privatizadora.
Todo ello supone un cambio de modelo sanitario y de
contrato social en el que la privatización y sus consecuencias
(deterioro de la calidad asistencial, expolio patrimonial
de lo público y exclusión social) se instalan en las
relaciones de los ciudadanos con la Sanidad Pública, convirtiendo
a la salud en una mercancía objeto de lucro
empresarial que se administra en función de la cuenta de
resultados, intentando una disminución permanente de
costes y la rentabilidad económica, dejando de lado las
necesidades de salud de la población.
ANTE ESTA SITUACIÓN EXIGIMOS:
_ Cambios en la LOSCAM para asegurar el carácter público
en su titularidad y gestión del servicio sanitario
madrileño.
_ Incremento en la financiación sanitaria para alcanzar al
menos el promedio de las otras CCAA.
_ Aumento en las dotaciones de infraestructuras y sobre
todo profesionales (médicos, enfermería, etc.).
_ Detener el proceso de privatizaciones y reintegrar en la
red pública a los nuevos centros.
La situación ha entrado pues en una pendiente de avance
rápido, para frenarlo hay que conseguir una amplia movilización
social y profesional que garantice el carácter
público del servicio de salud y que recupere los valores del
servicio público, conscientes de que son los momentos de
crisis económica cuando se hacen imprescindibles unos
potentes sistemas de protección y solidaridad social.
LA SANIDAD PÚBLICA MADRILEÑA ESTÁ EN PELIGRO
PARA QUE LA SALUD SEA
UN DERECHO Y NO UNA MERCANCÍA
HAY QUE FRENAR EL PROCESO DE PRIVATIZACIONES
MOVILICÉMONOS EN DEFENSA DE LA SANIDAD PÚBLICA
LA SANIDAD PÚBLICA MADRILEÑA
HAY QUE FRENAR
EL PROCESO DE PRIVATIZACIONES
La Sanidad Pública
de la Comunidad
de Madrid,
en peligro
Asociación para la Defensa de la Sanidad
Pública de Madrid
c/ Arroyo de la Media Legua, 29. Local 49. 28030 Madrid
Tel. 91 333 90 87 Fax 91 437 75 06
www.fadsp.org e-mail: fadspu@teleline.es