MALAS COMPAÑIAS radio vallekas 107.5 fm todos los martes de 23:30 a 00:30 Tambien podeis escucharnos via internet www.radiovallekas.org y en agorasolradio.blogspot.com



viernes, noviembre 09, 2012

EN BUSCA DEL SOL LA CULTURA CELTA CUARTO PROGRAMA





     Llegamos un mes mas y vamos a continuar con nuestras leyendas, nuestras prácticas mágicas con las que intentamos analizar de un modo comprensible y al mismo tiempo ameno, a un pueblo, una raza que durante muchos años dominó gran parte del continente europeo, y que aún hoy sigue dejando su influencia en multitud de países: los celtas.
     En esta ocasión vamos a hablar de sus calendarios, de su forma de dividir el año, sus estaciones y de la influencia que los árboles tenían en sus alfabetos mágicos. Todo ello, como siempre, salpicado con esa música especial, sinuosa, de una cadencia rítmica con la cual cerrando los ojos podríamos sentirnos transportados a cualquiera de esos lugares mágicos y maravillosos que sólo nuestra imaginación conoce.
     Así que sin más, acomodaos, cerrad los ojos, sentid la magia de la música y las palabras y durante la próxima media hora soñad con nosotros.



     Lo primero y fundamental que debemos saber del calendario celta es que dividían el año en cuatro partes principales, cada una de las cuales estaba precedida por celebraciones religiosas sumamente importantes que conmemoraban algún dios, algún héroe o alguna leyenda. Estas celebraciones eran acompañadas por ferias, mercados, juegos, deportes y orgías, así como por ceremonias religiosas y, en los tiempos antiguos, incluso por sacrificios:

-         1 de febrero, fiesta de Imbolc u Oilmelg
-         1 de mayo, fiesta de Beltaine
-         1 de agosto, fiesta de Lughnasa o Luguasad y
-         1 de noviembre, fiesta de Samhain

     1 de febrero, fiesta de Imbolc. En tiempos antiguos estuvo consagrada a la diosa Brígida, pero posteriormente predominó su aspecto cristiano con Santa Brígida. El origen del Imbolc se piensa que tiene conexiones pastoriles debido a sus relaciones con las ovejas lecheras, de hecho Brígida, en su aspecto de fertilidad era una diosa pastoril. Pero no debemos olvidar que también era una deidad que abarcaba varios campos, con lo cual es posible imaginar que en esta festividad se la honraba de muchas maneras.
     1 de mayo, fiesta de Beltaine, que lleva el nombre del antiguo dios Beli (La Muerte). Como todos los festivales tenía que ver con la fertilidad y ritos mágicos para el crecimiento del ganado y la cosecha. Se encendían fogatas y el ganado era conducido a través de ellas con fines purificadores. Esta fiesta de Beltaine todavía se celebra en algunas zonas de las regiones montañosas de Escocia.
     1 de agosto, fiesta de Lughnasa. Esencialmente es una festividad agraria, más relacionada con la recolección que con la economía pastoril. Como su nombre indica era la fiesta de Lugh, mientras que en Irlanda, a veces, estaba relacionada también con el dios Bron Trogain.
     Con respecto a esta festividad existen dos historias: por un lado se cuenta que fue instituida por Lugh en honor a su nodriza Tailtiu que murió un 1 de agosto, y por otro lado se dice que fue creada por Lugh para conmemorar a sus dos esposas, Nas y Bui.
     Según la tradición el Lughnasa duraba un mes, quince días antes y quince días después del 1 de agosto.
     1 de noviembre, fiesta de Samhain. Era el festival que marcaba el comienzo real del año celta y también el inicio del invierno según los celtas. Generalmente era considerado el más importante de los cuatro. Aunque su fecha oficial era el  1 de noviembre, tradicionalmente se celebraba la víspera, cuando se creía que el velo entre el mundo que conocemos y vemos y el “otro mundo”, lo sobrenatural, se hacia muy sutil y podía ser momentáneamente quitado.
     En esta fiesta el Dagda se emparejaba ritualmente con Morrigan la diosa de la guerra. En algunas zonas de Escocia se cortaba la última gavilla de maíz o de cebada y se la disfrazaba de mujer, conocida como “La Individua”. En algunas colinas de las regiones montañosas las fogatas se encendían, y en ellas, cada uno de los presentes arrojaba una piedra blanca con su nombre. Si la piedra no era encontrada cuando el fuego se apagaba era presagio de ruina o mala suerte para el año siguiente.
     Alegóricamente el Samhain significaba el encierro del dios sol (Lugh), el cuel durante la siguiente estación (el invierno) estaba sometido a los poderes de las tinieblas.

     Además de estas cuatro fiestas más importantes, en el mundo antiguo había otras festividades públicas menores, todas ellas relacionadas con la triple diosa (Doncella, Virgen Madre y Anciana), bien en alguno de sus aspectos, o incluso en los tres.



     Los celtas también tenían unos días mágicos. Días que con frecuencia eran sólo observados por los druidas y los iniciados en la magia. Eran días relacionados con los Calendarios del Arbol. Los Calendarios del Arbol son de origen antiquísimo y se calcula que pueden remontarse al año 5.000 a.d.c. Lógicamente esto implica que estaban muy extendidos y que se pueden encontrar dondequiera que la antigua religión de la diosa haya dejado su marca. Es fácil que cuando los celtas llegaron a las Islas Británicas trajeran su propia versión de las antiguas verdades y que con el tiempo se fundieran con las creencias que existían desde antes, y todas juntas forman el distinguido aroma del genio mágico de los celtas.
     Junto a los Calendarios del Arbol se asocian los Alfabetos Mágicos, que interpretaban las letras del alfabeto con los árboles. Sin embargo, no llegaron juntos, por lo menos inmediatamente. Mientras que los Calendarios llegaron a Bretaña alrededor del tercer milenio a.d.c. el Alfabeto vino con los primeros celtas, dos mil años más tarde, cuando los árboles recibieron sus correspondientes nombres en gaélico. Lógicamente el alfabeto se compone de la letra correspondiente, su nombre celta y el correspondiente árbol sagrado:
    
B (BETH)……ABEDUL (BOIBEL)               G (GORT)……...YEDRA (GATH)            L (LUI)……….SERBAL (LOTH)                   P (PETHBOC)....JUNCO (NGOIMAR)   N (NION)…….FRESNO (NEIAGADON)      R (RUIS)…….....SAUCO (RUIBEN)       F (FEARN)…..ALISO (FORANN)                 Q (QUERT)….…MANZANO (CAILEP)
S (SAILLE…...SAUCE (SALIA)                    Z (STRAIF)….…ESPINO NEGRO
H (UATH)…...ESPINO BLANCO (UIRIA)   A (AILM)……....ABETO BLANCO
                                                                                                              (ACAB)
D (DUIR)……ROBLE (DAIBHAITH)           O (ONN)……….RETAMA (OSE)
T (TINNE)…..ACEBO (TEILMON)               U (UR)…………BREZO (URA)
C (COLL)……AVELLANO (CADI)              E (EADHA)…….ALAMO BLANCO  
                                                                                                                 (EBU)
M (MUIN)…...PARRA (MOIRIA)                  I (IDHO)………..TEJO (JAICHIM)

     Por otro lado estaba el calendario celta, un calendario más lunar que solar. Consistía en trece meses de veintiocho días cada uno, con un día extra en la mitad del invierno. Como el periodo de la luna no dura exactamente veintiocho días, cosa de la cual eran conscientes, el día extra significaba que los meses del calendario están en fase con la luna nueva sólo una vez cada veintiún años, lo que se conoce como Gran Año Lunar. El último Gran Año ha sido en 1.993, y por tanto el próximo será en el año 2.014.
     Su año estaba dividido en cinco periodos (estaciones) de setenta y dos días cada uno, con cinco días extras “oscuros”, e interrumpidos por nueve Días Grandes, cada uno de los cuales se celebraba con un festival de una semana de duración. El año nuevo comenzaba, como decíamos antes, en noviembre, en el solsticio de invierno, mientras que los años bisiestos se intercalaban haciéndolos caer en primavera o como sexto día extra “oscuro”.
     Los meses y los días eran designados según los árboles propios de la época del año, y cada uno de ellos tenía un significado místico que estaba simbolizado por un color, una piedra, un atributo y un número:


-         Mes BETH (comienzo 24-Dic.). Su significado místico era Deidad Absoluta, su color el blanco, su piedra el cristal, su árbol el abedul, su atributo el comienzo y su número el 1.
-         Mes LUIS (comienzo 21-Ene.). Su significado místico era Fuego Sagrado, su color el verde, su piedra la turmalina, su árbol el serval, su atributo el apresuramiento y su número el 6.
-         Mes NION (comienzo 18-Feb.). Su significado místico era El Mar, su color el turquesa, su piedra la aguamarina, su árbol el fresno, su atributo la potencia naval y su número el 7.
-         Mes FEARN (comienzo 18-Mar.). Su significado místico era Voluntad Divina, su color el púrpura, su piedra el granate, su árbol el aliso, su atributo el fuego y su número el 12.
-         Mes SAILLE (comienzo 15-Abr.). Su significado místico era La Luna, su color el plata, su piedra la ortosa, su árbol el sauce, su atributo el encantamiento y su número el 9.
-         Mes UATH (comienzo 13-May.). Su significado místico era Caos, su color el azul oscuro, su piedra el lapislázuli, su árbol el espino blanco, su atributo la purificación y su número el 13.
-         Mes DUIR (comienzo 10-Jun.). Su significado místico era Rey Dual, su color el oro, su piedra el diamante, su árbol el roble, su atributo la resistencia y su número el 2.
-         Mes TINNE (comienzo 8-Jul.). Su significado místico era Humanidad, su color el rojo, su piedra el rubí, su árbol el acebo, su atributo era la sangre y su número el 5.
-         Mes COLL (comienzo 5-Ago.). Su significado místico era Mente, su color el naranja, su piedra el topacio, su árbol el avellano, su atributo la sabiduría y su número el 8.
-         Mes MUIN (comienzo 2-Sep.). Su significado místico era Tierra, su color el oro, su piedra la amatista, su árbol la parra, su atributo la alegría y su número el 10.
-         Mes GORT (comienzo 30-Sep.). Su significado místico era Espíritu, su color el amatista, su piedra el ópalo, su árbol la yedra, su atributo la resurrección y su número el 11.
-         Mes PETHBOC (comienzo 28-Oct.). Su significado místico era Sol Doble, su color el azul, su piedra el zafiro, su árbol el junco, su atributo la realeza y su número el 4.
-         Mes RUIS (comienzo 25-Nov.). Su significado místico era Reina Trina, su color el negro o verde oscuro, su piedra el olivino, su árbol el saúco, su atributo lo inevitable y su número el 3.



     Como decíamos antes, el año celta se dividía en cinco estaciones de setenta y dos días cada una, más una estación de cinco días extras “oscuros”. Unas estaciones que se asemejan más a lo que tenemos ahora, desde un punto de vista real, que no a las cuatro estaciones que todos conocemos. Veamos:

-         La que empieza el 24 de diciembre. Cuando la naturaleza duerme o echa las yemas. Es tiempo de descansar y de cerrar los capullos.
-         La que empieza el 6 de marzo. Es la primavera o el florecimiento. Es tiempo de despertar y dar fruto.
-         La que empieza el 17 de mayo. La naturaleza se asienta o madura. Es tiempo de fructificar o culminar.
-         La que empieza el 28 de julio. La cosecha o recolección. Es tiempo de cosechar el premio a la buena recolección.
-         La que empieza el 8 de octubre. La caída o el marchitamiento. Es tiempo de terminar y ajustar cuentas.
-         La que empieza el 19 de diciembre. Invierno o tristeza. Es la muerte del año, cuando el tiempo se estanca ( son los cinco días extras “oscuros”).
    
     Como vemos mucho más ajustados a lo que realmente ocurre en la actualidad, pues no se habla ni de frío ni de calor, sino de conceptas más relacionados con las labores propias de la agricultura.
     Además de estas cinco estaciones, o seis según se mire, hablábamos también de los nueve Días Grandes. Veamos cuales eran esos nueve días: el solsticio de invierno, que era el día extra del calendario (recordemos trece meses de veintiocho días más un día extra en la mitad del invierno), realmente no se consideraba como fiesta, y en su lugar se celebraban el día anterior y el siguiente, siendo por tanto cinco en total los días de comienzo y final de trimestre. Esos cinco días tradicionalmente se asignaban a los cinco sonidos vocales del Alfabeto del Arbol (A-Ailm; O-Onn; U-Ur; E-Eadha; I-Idho). Por otro lado estaban las cuatro fiestas tradicionales de las que hablábamos al principio (IMBOLC el 1 de febrero, BELTAINE el 1 de mayo, LUGHNASA el 1 de agosto y SAMHAIN el 1 de noviembre), también llamados “días transversales”. Pues bien todos juntos forman los nueve Días Grandes.

     Y por último, sólo nos queda por hablar del último día del año, cuando el Rey de las Tinieblas había muerto y el Rey de la Luz todavía no había nacido. Dicho día estaba consagrado a la Reina de las Tinieblas en su aspecto más destructivo. Un día tan sagrado para los antiguos celtas, y sin embargo muy poco se sabe de sus rituales propios. El día jamás era mencionado en voz alta y en público, y su árbol sagrado nunca fue mandado pintar, pero se sospecha que era el muérdago, el árbol preferido por los druidas y el emblema de la vida a través de la muerte. Un árbol del cual creían que cortado y tomado como bebida hacía fecundar a los animales estériles y que era el antídoto para todos los venenos, siendo conocido por un nombre que significaba “que lo cura todo”.
     En ese día “sin nombre” creían que el universo iba a dejar de ser si ellos no aplacaban a la Reina de las Tinieblas, a través del ayuno y la mortificación, de esa manera intentaban persuadirla para que volviera a comenzar el año.
     Como vemos todo lo contrario a lo que ocurre en la actualidad, en la cual se despierta en nosotros un efecto consumista que nos lleva, precisamente en ese último día del año a cualquier cosa menos ayuno y mortificación, y sin embargo comienza siempre un nuevo año. Tal vez sean supersticiones, o quizás algún día la Reina de las Tinieblas despierte del sueño en que se halla sumida y acabe con el universo.


     Llegamos así al final de un nuevo viaje a través de la magia y la leyenda, una travesía de la imaginación por un mundo de ensueño. Un mundo que aún siendo muy antiguo y lejano, quizás todavía, en algún recóndito lugar, siga siendo el modo de vida de muchas personas. Tal vez más cerca de lo que podamos creer.

     Que la aura mágica de los celtas os mantenga siempre protegidos hasta nuestro próximo encuentro.



 http://www.ivoox.com/en-busca-del-sol-4-audios-mp3_rf_1559899_1.html