MALAS COMPAÑIAS radio vallekas 107.5 fm todos los martes de 23:30 a 00:30 Tambien podeis escucharnos via internet www.radiovallekas.org y en agorasolradio.blogspot.com



lunes, diciembre 24, 2007

JESUCRISTO SUPERSTAR, fuimos a verla.....






JESUCRISTO SUPERSTAR la Opera Rock creada en los 70 por el compositor ANDREW LLOYD WEBBER, (“el fantasma de la opera”,”evita” entre algunos de sus más famosos musicales) ha vuelto a los escenarios de un teatro madrileño, 30 años después de que fuera representada por primera vez en España en un momento ciertamente difícil para una obra que venía precedida del escándalo religioso que suponía presentar a un Cristo demasiado humanizado, que se comportaba como un hippie pacifista y que además difundía su mensaje nada menos que a ritmo de Rock.


Si entonces existía el vértigo de estar cuestionando unos valores surgidos del nacional-catolicismo del que la sociedad española empezaba a sacudirse en plena transición del régimen anterior hacia la democracia, hoy en día ya no escandaliza a casi nadie el argumento de la obra, y eso, al menos, tiene la ventaja de que podemos concentrarnos en el aspecto artístico, creativo e interpretativo que es el que, aquí y ahora, nos interesa.


MALAS COMPAÑIAS no es que seamos expertos en teatro, ni siquiera musical, pero si, al menos que como espectadores que hemos sido del espectáculo, podemos dar nuestra opinión de lo que vimos.


Y lo que vimos fue una puesta en escena sobria sobre un escenario; que dentro de la ingeniería escénica que la tecnología actual permite y el clásico juego de tramoya que transforma el escenario de modo bastante imaginativo, mostraba una austeridad ambiental que contribuía a subrayar la solemnidad y la tragedia del argumento; la tragedia de unos personajes que se saben victimas de un destino dictado de antemano por unos intereses políticos y religiosos que mueven manos que no se sabe, y ese es uno de los ingredientes de la angustia de los personajes, si son manos divinas, humanas, o deliberadamente un juego confuso e interesado entre lo divino y lo humano.


Dentro de este aspecto angustioso de los personajes hay que destacar el magnifico papel del actor que interpreta a judas, en realidad el verdadero protagonista de la obra, pues a través de sus dudas atormentadas y su enfrentamiento con Jesús, se expresa toda la angustia y la tragedia del argumento.


Por supuesto, no se nos puede olvidar el personaje central, también muy bien interpretado, un Jesús humanizado que aun asumiendo su trágico destino, no puede dejar de preguntarse si su sacrificio valdrá de algo, si su mensaje y sus enseñanzas y él mismo serán recordados por los suyos.


Y como no, la actriz que interpreta a Magdalena, aporta el lado de ternura y complicidad en la que un Jesús, en ocasiones abrumado por los hechos, encuentra apoyo y sosiego.


Buen papel, también, el de los actores que interpretan personajes como Pilatos, caracterizado como un oficial de un ejercito colonial moderno, o los sumos sacerdotes judíos Caifás y Anas y sus acólitos, todos ellos representados como el consejo de administración de una corporación empresarial de prácticas mafiosas.


En cuanto al trabajo vocal de los actores-cantantes tenemos que decir que estuvieron todos a la altura de los papeles que debían interpretar y aquí tenemos que hablar especialmente del trío protagonista: Jesús-Judas-Magdalena.


Otro aspecto a subrayar es el acompañamiento musical, en directo como exigen los cánones del teatro musical o de la ópera, con un numeroso grupo de músicos, una decena, que incluía, batería, percusión, piano, órgano, sintetizadores, bajo, guitarras acústicas y eléctricas, trompetas, flauta, saxofón y que dieron a la partitura y a la representación el tono rockero imprescindible para una ópera-rock como este Jesucristo Superstar del siglo XXI al que os animamos que asistáis si queréis ver un espectáculo que reúne una sugerente y moderna escenificación, una excelente interpretación teatral, y la ejecución en directo de una de las mejores composiciones de Rock de todos los tiempos.

No hay comentarios: