MALAS COMPAÑIAS radio vallekas 107.5 fm todos los martes de 23:30 a 00:30 Tambien podeis escucharnos via internet www.radiovallekas.org y en agorasolradio.blogspot.com



domingo, octubre 20, 2013

DREAM THEATER “DREAM THEATER” (2013)





   A estas alturas, ya empieza a ser un reto calificar cada nuevo trabajo de los neoyorkinos, pues es evidente desde “Black Clouds & Silver Linings” de 2009 que éstos han descubierto una fórmula creativa y compositiva que explotan cómodamente; aunque hay que decir que a dicha fórmula se llega a base de trabajo, talento y creatividad; ingredientes que los han llevado a colocar el listón bastante alto, y, claro cuando el propio nivel esta ya tan elevado, superarse a sí mismos en cada nuevo disco empieza a ser difícil, a no ser que se opte por cambiar radicalmente de parámetros creativos y de lenguaje musical; terreno peligroso en cuanto a la cuestión de si su público no se sentiría más defraudado en ese caso que en el actual, en el que parece que se limitan a facturar trabajos de correcta y aceptable calidad, con algún que otro destello de brillantez instrumental y genialidad creativa.
   Y llegados a este punto, ¿sería ésta, la de un trabajo sencillamente bueno, sin más, la calificación del disco? Está claro que no es el mejor disco de su carrera, ni está a la altura de “Images And Words”, “Scenes From A Memory”, “Six Degrees Of Inner Turbulence”, “Octavarium” o “”Systematic Chaos”, por poner algunos ejemplos, pero haremos un intento de equidad y valoraremos el disco por si solo, sin comparaciones, en la medida en que esto sea posible.
   Este trabajo, el duodécimo en estudio de su carrera, lleva por título el nombre de la banda: ”Dream Theater”, como dando a entender a la vez, que es un nuevo inicio y un acto de reafirmación, algo así como un renacimiento, y es también el primero en el que el nuevo batería, Mike Mangini, ha participado desde el comienzo en su composición, además es un disco en el que parece que Petrucci es el alma directora, pues aparte de producir el álbum él sólo, casi todos los textos son suyos, menos “Surrender To Reason” de John Myung, e incluso en cuanto al sonido y el lenguaje instrumental es un disco que parece girar alrededor de la guitarra, con un discreto apoyo de la sección rítmica, en donde Mangini parece que quiere sorprender apuntando maneras de percusionista imaginativo; quedando los teclados de Jordan Rudess sólo como colchón armónico, con algún que otro pasaje de moderado lucimiento, o el propio James LaBrie que no sube tantas octavas en la voz como en anteriores trabajos.
   Todo esto se aleja ligeramente de las formas musicales del pasado, en los que la banda tenía un sonido más orquestal, una brillante suma de músicos solistas bien armonizados, y no una simple formación de músicos de acompañamiento del cantante o el guitarrista, que de algún modo es la sensación que da la escucha de este trabajo, algo así como si al intentar ser menos ampulosos y complejos, buscando un lenguaje más directo, el resultado sea más ligero de lo deseado musicalmente.
   Da la impresión de que a nivel creativo y compositivo se quieren abrir camino a nuevas expresiones del lenguaje instrumental y en ese caso sí que hay que reconocer que se atreven a alejarse de las fórmulas del pasado, otra cosa es sí el resultado es satisfactorio, pues hay temas en los que queda la duda de si no podían haber sido más desarrollados, como si las ideas musicales no hubieran sido suficientemente elaboradas, por contra encontramos temas interesantes como el instrumental que abre el disco, con pequeña sección de cuerdas incluida, o “The Looking Glass” y “Behind The Veil” e incluso temazos como “The Enemy Inside”, “Enigma Machine”, otro instrumental potente y atractivo, o “Surrender To Reason”, además de la joya que cierra el disco, una suite de 22 minutos, “Illumination Theory”, dividida en cinco secciones o movimientos y que nos presenta, aquí sí, a los Dream Theater brillantes de siempre, que esperemos sean capaces de encontrar la forma de armonizar esa fórmula que es su identidad sonora con nuevos ingredientes sonoros que la revitalicen, y así ser capaces de renacer de nuevo, como parece que es su intención. Esperemos que lo consigan. Entre tanto seguiremos esperando que con su próximo trabajo, esta vez sí, nos sorprendan volviendo a ser la gran banda que hasta ahora han sido.



                                             The Ghostwriter




No hay comentarios: